Votebien 2011

Síguenos en rssNoticias

Profesión: concejal

Aunque no son muy conocidos y tienen una baja exposición mediática, varios concejales que llevan más de 15 años en el cabildo distrital se reeligieron. ¿La razón? Tienen una maquinaria difícil de derrotar.

Noviembre 11 de 2011
  • Enviar a un amigo
  • Disminuir Fuente
  • Aumentar Fuente
  • Imprima esta Nota
Profesión: concejal
Siete de los cabildantes elegidos el pasado 30 de octubre llevan más de 13 años en el Concejo de Bogotá. Aunque sus nombres o sus caras no les resultan familiares a la mayoría de bogotanos y su aparición en medios durante la campaña fue casi nula, siguen siendo grandes electores en varias localidades de la ciudad.

Pese a que existe la percepción de que la mayoría de bogotanos ejercen un voto de opinión, el triunfo de estos concejales muestra que en la elección para las corporaciones se mueven otras lógicas políticas más tradicionales, según explica Alexandra Rodríguez, directora del programa Concejo Cómo Vamos.

“En general la gente tiene una visión mala y distante de la corporación, pero no identifica a los concejales. A la hora de votar, la gente lo hace más por una relación clientelista que por los resultados de su labor. Algunos de los cabildantes que llevan muchos años, se han visto envueltos en escándalos, pero aún así se mantienen”, señala Rodríguez.

La mayoría de estos inquilinos permanentes del Concejo han encontrado en la ciudad un confortable fortín político que los ha llevado a renunciar a otras aspiraciones políticas, según explica el investigador del Iepri, Fabián Acuña. “Casi todos prefieren quedarse con sus curules antes de intentar llegar al Congreso o buscar la Alcaldía. Hacen parte de una red política más grande que puede llegar al nivel nacional de los congresistas”, explica Acuña.
< BR>El investigador señala que no siempre se puede estigmatizar estas maneras de hacer política, porque la relación entre los concejales y sus electores es más cercana. “Estos cabildantes tienen que rendirle cuentas a las personas que votan por ellos. Sin embargo, casi siempre la labor se evalúa más por la capacidad de gestionar obras, que por su trabajo como concejales”, señala Acuña.

En general, estos concejales con varios periodos encima, no sobresalen por el número de proyectos de acuerdo presentados ni por su continua asistencia a las sesiones. La mayoría de ellos tienen un poder grande en las negociaciones de los proyectos que presenta la Alcaldía y participan activamente en el control político, según datos entregados con Concejo Cómo Vamos.< BR>
Los inquilinos más viejos
< BR>Jorge Durán

Es concejal por el Partido Liberal desde 1978. Con el periodo para el que acaba de ser electo, completará 36 años en el cabildo. Durán se ha visto envuelto en varios escándalos, el más famoso de ellos ocurrido a principios de la década de los noventa cuando en medio de una discusión con su entonces compañero en el Concejo, Rafael Forero Fetecua, sacó un arma en plena sesión. El cabildante liberal es uno de los 17 llamados por la Fiscalía para declarar en el caso del “carrusel de contratación”. Obtuvo la segunda votación de la lista liberal en las pasadas elecciones con cerca de 18 mil votos.

Omar Mejía< BR>
Concejal del Partido Conservador desde 1988. Es un experto en temas de hacienda pública y ha sido varias veces presidente de comisiones relacionadas con el tema. Tiene una gran influencia en su bancada en la aprobación de temas relacionados con presupuestos. Hace parte de la lista de 17 concejales llamados a interrogatorio por el “carrusel de la contratación”. Obtuvo la segunda votación de su partido, con cerca de ocho mil votos.< BR>
Severo Correa

Elegido consecutivamente desde 1990. Durante más de 15 años militó en el Partido Conservador, pero se cambió a La U en 2007 luego de que esa colectividad aceptara darle un aval a su hijo, Carlos Andrés Correa, para que aspirara a la Cámara de Representantes en 2010, curul que logró. Ha sido cuestionado en varias ocasiones por sus presuntas cuotas burocráticas en entidades del Distrito, como la Contraloría. Correa obtuvo cerca de 17 mil votos en las pasadas elecciones, la votación más alta de su partido. Es uno de los concejales llamados a declarar por el “carrusel de la contratación”.

Soledad Tamayo

Llegó al Concejo en 1995 en reemplazo de su hermano, el hoy senador Fernando Tamayo. Esta cabildante boyacense pertenece al Partido Conservador y tiene su principal fortín en las localidades de Engativá, Suba y Kennedy. Es una política de bajo perfil, poco conocida en los medios, pero tiene un fortín político muy definido. En las pasadas elecciones tuvo la votación más alta de su partido, consiguiendo cerca de 20 mil votos.

María Victoria Vargas
< BR>Elegida por primera vez en 1992, esta concejal del Partido Liberal ha sido la única de este grupo de cabildantes que intentó llegar al Congreso. En 2006 se lanzó a la Cámara de Representantes pero fracasó y luego en las elecciones de 2007 perdió por primera vez las elecciones al Concejo. En 2010 regresó al cabildo en reemplazo de la entonces concejal Gilma Jiménez. Durante el último año se ha vuelto una figura mediática al asumir la presidencia de la corporación y hacer fuertes críticas a la administración Moreno. Obtuvo la tercera votación más importante de su partido en las pasadas elecciones, detrás de Jorge Durán con cerca de 18 mil votos.

< STRONG>Fernando López

Concejal desde 1998. Pertenece a la bancada de Cambio Radical y es un experto en temas relacionados con el manejo de las basuras en la ciudad. Fue llamado por la Fiscalía a interrogatorio por el escándalo del “carrusel de contratación”. Obtuvo la séptima votación de la lista de Cambio Radical con 11 mil votos aproximadamente.

Jorge Salamanca

Elegido por primera vez en 1998. Este concejal del Partido Liberal es hermano del representante a la Cámara por Bogotá Pablo Salamanca. Fue llamado a interrogatorio por la Fiscalía por el “carrusel de la contratación”. En las últimas elecciones tuvo cerca de 14 mil votos, alcanzando la quinta votación de su partido.
Votebien